viernes, septiembre 15, 2006

La cuarta de Brahms. 1er mov.













Esta sinfonía es de las que cortan la respiración. La inspiración melódica es superior y la delicadeza con la que está compuesta y construida puede dejar en el sitio a mas de uno. El primer movimiento comienza con una interrogación a la vez dulce, triste y apasionada. Hay una energía de protesta y casi de rabia que emerge conforme pasa el movimiento. Se entrecruzan ademas pasajes de profundísima expresión del que destaca este tema interrogativo, de una desnudez desgarradora y profunda, tocada por los violonchelos:












Lo podeis escuchar en el minuto 1:35 del video.

En el desarrollo se acentua el caracter mágico y casi de fantasía que se encuentra tambien en el movimiento. Hay alternancias muy contrastadas de tensión y distensión en este desarrollo. Hay un pasaje en el que la orquesta parece que se ha quedado dormida (sin que la pasión se reduzca lo mas mínimo por que la mantiene el ritmo):
el movimiento termina de forma acelerada y rota (algo efectista) y tiene un caracter de resumen.
Este movimiento fue pensado para una gran orquesta y desde casa conviene escucharla en un buen equipo que inunde de sonido la habitación o bien con unos buenos cascos. El nivel de detalle de la obra es muy alto.

miércoles, septiembre 13, 2006

Pasajes cortos que meten de lleno en la obra de Mozart













Del concierto para piano nº21 (Elvira Madigan), primer movimiento, cito este pasaje del piano (en la imagen, los pentagramas 3 y 4). La melodía, echa de semicorcheas, produce un sutil encantamiento con su continua ondulación mientras el bajo juega dando saltos y subiendo de arriba a bajo del registro. Los vientos (flautas y oboes) por un lado con sus notas largas y las cuerdas por otro con notas cortas hacen un acompañamiento-colchón hipnotizante.

Podeis escuchar este "pequeño" fragmento en el minuto 5:16, 2:14 si el cronometro fuese marcha atrás (se me ponen los pelos de punta al escucharlo).
Adblock

viernes, junio 23, 2006

Jean Victor Hocquard


Mi homenaje a este musicólogo fundamental en mi biblioteca: llevo unos 15 años leyendo y estudiando sus dos volúmenes de "Mozart: Una Biografía musical" (Editorial Espasa) y lo considero, en este momento, el libro mas profundo y esclarecedor de la obra de Mozart. No pararé hasta asimilar sus enseñanzas.

En un lenguaje ameno, crítico y divulgativo y explicando con detalle cada obra del compositor, nos descubre cómo Mozart ha sido sistemáticamente malinterpretado a lo largo de los dos siglos anteriores, y cómo las lineas de fuerzas de su pensamiento musical (algo en lo que es único) representan profundas aspiraciones y revelaciones insospechadas que solo podemos traer a la consciencia desde su música.



El publicitado "Efecto Mozart" es un trabajo de primerizos que explota nuestro deseo de ser más inteligentes de la manera mas sencilla, sin trabajo, solo escuchando música. Y no voy a negar que el efecto de su música sea beneficiosa y active rápidamente la inteligencia, pero la comprensión real de la obra del Maestro, se consigue mediante libros como el citado en este post, donde se abre las puertas del misterio que encierra su gran legado.

jueves, junio 22, 2006

Interpretar Mozart

De la abundatísima producción Mozartiana: grabaciones, partituras, monografías, estudios etc. se pueden deducir una enorme variedad de interpretaciones y de ensayos sobre cómo ejecutar sus obras. Pienso que en general hay pocos que consiguen un resultado coherente con la partitura original y el sentido real que Mozart le dió a cada composición y, dado mi gusto por el análisis crítico y la optimización en mayúsculas, trataré de dar pautas lo mas precisas y objetivas posibles para sacar el máximo provecho a las audiciones de este maestro incomparable.

El objetivo siempre es el mismo: escuchar y disfrutar, meditar y emocionarse, dejarse llevar y hacer escucha activa, enamorarse de su música, apasionarse, desencantarse luego, redescubrirla desde otro punto de vista, sintetizar todo el proceso anterior, etc.. Vivir esa experiencia con la máxima profundidad y gozo posibles.